Filosofía

FILOSOFIA

Creemos que la Asociación Central de Balompié de Puerto Rico, es un mecanismo institucional establecido para contribuir en la formación de los hombres y mujeres de bien que harán un mejor mundo donde convivir. Los cimientos de la Asociación serán siempre los valores y principios fundamentales del deporte, el amor y el servicio a los demás.

Para el jugador su membrecía y convivencia en la Asociación, no solamente será para lograr lo mejor de él en su capacitación física, técnica y táctica en el deporte de fútbol, sino que será el vehículo para sembrar y cultivar en su propio ser, por encima de los sentimientos y emociones que provocan las victorias o derrotas durante la competencia, una actitud de responsabilidad y superación en lo deportivo como en los demás aspectos de la vida. De tal forma, que busque lograr en su persona, el dominio de sí mismo, convivir con los demás y valorizar el compañerismo y los principios de la amistad y la lealtad.

Los padres mediante su presencia y participación en los juegos y las actividades, brindarán su apoyo incondicional, a los valores y principios que se profesan en la Asociación en pro del desarrollo físico, mental y espiritual de sus hijos y los demás participantes.

Todos los Miembros Oficiales de la Junta de Directores, los Directores Técnicos, Árbitros, Oficiales Administrativos o persona relacionada mediante alguna posición o función en la Asociación Central de Balompié de Puerto Rico, cumplirán como condición primaria para poder ejercer su función, servir al prójimo, muy en particular, a los niños y jóvenes. Buscarán enaltecer y respetar la dignidad de todos los miembros y los no miembros. Buscarán lograr y mantener los más altos niveles de capacitación para de esta forma dar lo mejor de sí mismo en su especialización y trabajo. Tendrán como misión, contribuir a la realización de los sueños, los ideales y los propósitos nobles, que propone la Asociación para lograr una mejor calidad de vida dentro de la unidad fundamental de la humanidad, la familia.

La Asociación, sus clubes, ligas y programas, serán agentes facilitadores para poner en práctica los más altos principios de servicio, la cooperación y la confraternización. Y de esta manera lograr la razón de ser del deporte.